Placas Solares

El Sol es un elemento que tenemos de forma gratuita en la naturaleza, y las placas solares lo aprovechan para darnos agua caliente sanitaria.

Aunque no está en sus mejores años, debido al apoyo que esta teniendo la aerotermia, es una forma fácil y sin consumo de electricidad o gas de obtener agua caliente.

¿Qué componen las placas solares?

Las placas solares están compuestas por 4 elementos claves.

Estructura

Es el lugar donde se instalan las propias placas o captadores, esta estructura puede ser para cubierta plana o unas estructuras especiales para la instalación en tejados.

Captadores

Son lo que llamamos placas. Su función es atraer el sol para calentar el líquido que pasa por su interior. Están compuestar por una base metálica sobre la que se instalan una serie de elementos caloríficos para atraer y mantener el calor lo máximo posible, sobre esto se instala una serie de tuberías o serpentín por el que recorre el líquido calórico y por último un cristal que gracias al efecto invernadero, fuerza y mantiene el calor en el sistema.

Caldera

La caldera o depósito es el lugar donde se almacena el agua que posteriormente utilizaremos. Es un sistema similar al de un termo eléctrico pero de mayor dimensión. De hecho, podemos encontrarnos algunos que tienen in sistema de apoyo eléctrico que no es más que las mismas resistencia que tenemos en los termos para calentar el agua en días nublados o de poco sol.

Estas calderas, tienen dos espacios separados, el que contiene el agua y el que contiene el anticongelante o líquido caloportador que recorre las placas solares, ya que lo que recorre las placas no es agua, sino un líquido con unas propiedades especiales.

Tuberías

La importancia de las tuberías no son sólo para llevar o traer el agua al sistema, también para el movimiento del líquido calórico por las placas.

¿Qué sistemas existen?

Existen dos tipos de sistemas en lo que a placas solares se refiere, no por tipo de placas, sino por el sistema de donde se almacena el agua caliente.

Termosifón

Es aquel que el depósito se instala junto a las placas o captadores. El funcionamiento es que al calentar el agua los captadores, esta inicia un recorrido de recirculación por todo el circuito primario, que es aquel que lleva el anticongelante. Este circuito recorre el interior del depósito y al estar en contacto con el agua la calienta. Es por ejemplo el sistema utilizado por Junkers Essense.

Placas solares ACS termosifon
Placas Solares 10

Sistema Forzado

Este sistema, tiene los mismos componentes que el anterior, pero la caldera se instala en otro lugar de la vivienda. El funcionamiento es el mismo, pero el anticongelante es movido por una pequeña bomba que se encuentra situada en el mismo depósito. Este sistema es recomendado para lugares muy frios, en los que el tener el depósito en el exterior perjudica la temperatura del agua.

placa solar sistema forzado

Mantenimiento

Todo sistema que esté en contacto con el agua tiene que tener un mantenimiento programado. Las placas solares para agua caliente sanitaria o ACS no iban a ser menos.

El mantenimiento consiste en la revisión visual de juntas y tuberías. Sustitución del líquido anticongelante o caloportador y lo más importante, la sustitución del ánodo de sacrificio o ánodo de magnesio. El ánodo de magnesio es el encargado de evitar que la cal ataque a la caldera, por eso si no se cambia, el óxido puede atacarla dejando tu sistema inservible.

Sistema de apoyo eléctrico

Las placas solares calientan el agua mediante el sol, pero ¿qué pasa los días de poco sol?

Para estos días podemos disponer de una resistencia eléctrica, que convierte nuestra caldera de ACS en un termo eléctrico.

Esta resistencia podemos activarla manualmente o bien, disponer de una pequeña centralita que sea automático para programar en las horas que deseemos la temperatura que queramos del agua.

Estas resistencias, hacen que los equipos solares dependan de electricidad, algo que como ya habíamos visto hacían estos sistemas perfectos para lugares en los que no disponíamos de electricidad.